Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







12.11.12

COMPAÑEROS DE PUPITRE

 
A nuestros queridos compañeros de clase de República Dominicana
A las misma hora que nosotros entran a clase en un país al otro lado del mar.
Nos han escrito cartas emocionadas, nos han enviado puntos de lectura, nos hemos encogido viendo sus fotografías de camino al colegio con la lluvia, la niebla, a pie por caminos de tierra y nos llena de EMOCIÓN verdadera su sonrisa, su espera ilusionada, su ayuda entre compañeros, la manera de COMPARTIR esos libros que llegan desde tan lejos con tantas ilusiones dentro que, gentes de lugares tan distantes, van sembrando en sus corazones de café.
Cada vez que viene Virginia Read a vernos, os vemos a cada uno de vosotros a través de sus palabras, sentimos que estáis ahí,
sin decir que la mesa de la clase se menea porque aún no ha llegado,
sin olvidar los cuadernos en casa porque aún no los tenéis,
sin decir que no veis la pizarra porque todavía no está construida la pared,
sin empujar al compañero porque os juntáis todo lo posible para leer el único ejemplar que hay del libro que os ha llegado...
y trabajando con ganas porque el futuro que, en justicia os merecéis, parece que está somando bajo la blanca niebla que cubre vuestras bellas cumbres.
¡¡SOIS UN EJEMPLO DE SUPERACIÓN Y DE ALEGRÍA!!
SOIS COMPAÑEROS DE CLASE DESDE ALLÁ CERCA.
Y ESTÁIS DÁNDONOS UNA LECCIÓN DE VIDA.
Cada vez que llenamos el coche de Virginia, se nos hace poco todo lo que ponemos en él porque sabemos que sois muchos y es necesario haceros llegar nuestro cariño en forma de páginas, historias, dibujos y colores que os hagan sentirnos. 
Pronto estaremos un poco más cerca en cada libro, en cada poema, en cada visita.
Gracias por TANTO como aprendemos de vosotros.
 GRACIAS.
 

1 comentario:

Mara dijo...

Aun recuerdo las clases contigo y como, poco a poco y de forma que lo entendieramos nos hacias ver el mundo exterior.

Que recuerdos Rosa, que recuerdos !

Un besazo desde Gijon.

Tamara.