SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.









29.11.09

ODA A UNA ESTRELLA

Volvemos a Pablo Neruda siempre. Igual da para qué. Volvemos para oirle hablar de castañas, cebollas amor o estrellas. De su mano hemos gozado las más hermosas imágenes de esa poesía como de andar por casa que te eleva al infinito en un punto y aparte.
Reconozco que pasé mucho tiempo con Nerudas en el bolsillo, en la mano o en el bolso, la mochila y la cartera de clase. Y parece ser que no se me ha quitado la querencia. Cada vez que hay una reedición o un homenaje al poeta, allí estoy yo para hacerme con sus palabras en cualquiera de los formatos posibles.
Por eso ayer, mientras buscaba otras cosas, el brillo de la estrella me guiñó un ojo y hoy puedo contaros que, si la encontráis en el río, quizá os apetezca quedárosla como cuenta el poeta.
Y tal vez será mejor dejarla navegar dando luz a nuestras riberas. No os lo perdáis.
Oda a una estrella
Pablo Neruda/ Elena Odriozola.
Libros del zorro rojo

1 comentario:

M. Roser Algué Vendrells dijo...

Es verdad, cualquier excusa es buena para leer a Pablo Neruda...Yo, la estrellita, no me la quedaría, porque seguro que si pierde su libertat, dejará de brillar y sería una pena.Todas las noches la observaré y me ayudará a olvidar las cosas negativas, agradecida por compartir su brillo con los demás.
Un beso con estrellitas.
M. Roser