Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







16.3.09

CLASE MUDA, MÚSICA DE FONDO

Es la primera vez que pasamos todo un lunes en esta situación. La maestra no habló en toda la mañana, sólo escribía en la pizarra las indicaciones de lo que íbamos a hacer con una musiquita suave de fondo porque sabe que le tenemos miedo al silencio.
¡Y qué silencio había en clase y qué enorme atención a la pizarra! No había segundas explicaciones ni posibilidad de "explicaciones privadas" a las que somos tan aficionados.
Parece ser que ya lleva así desde el viernes pasado y tal vez siga, si es que la garganta lo precisa.
Es que le da mucha caña cada día en esta clase tan llena de pececitos parlanchines.
Lo primero que hicimos fue abrir la veda de los refranes y explicar, en sentido propio y figurado, "Por la boca muere el pez" ¡Ay, Fito! Y pensar que ayer los salmones asturianos no quisieron abrir la boca.¡Es que son muy listos y ya se saben hasta los refranes.!
Luego recibimos un receta literaria con unas cuantas definiciones de poesía de autores muy famosos como para inspirarnos a hacer cada uno la suya e incluso dos.
Algunos van como motos en esto de definir pero hubo que recordar de nuevo y anotar en la pizarra los elementos de toda buena definición para que la cosa fuera sobre ruedas.
A continuación una ronda de lectura y a descansar calculando.
Luego vinieron los problemillas de grados minutos y segundos para repasar de cara al control que está al caer. Nada grave salvo las confusiones típicas.
Luego llegaron las mariposas. ¡Quién iba a pensar que la clase se llenaría de ellas! Son cosas de la poesía que os contaremos mañana o pasado cuando regresen de las casas de cada uno a donde han ido a darse unos toques de color.
Hoy os dejamos un poema dedicado al río Nalón de cosecha reciente de nuestra compañera Ángela. ¡A disfrutarlo!

Río Nalón,
río hermoso,
río bello y caudaloso,
río dulce y cristalino,
río de alegre camino,
río vivo y cantarín.

Río, río,
háblame a mí,
háblame de tus amores,
de tu vida,
de las flores
que admiran tu transcurrir.

Escucho lo que me dices,
una a una tus palabras,
susurros de mil vivencias,
sonidos de paz y calma.

Ángela LERA 6º B 2009