SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








13.2.09

EL BUEN MOMENTO

Acabo de llegar de la calle que luce una tarde magnífica.Tal vez lo es más porque se hizo esperar y por el color de este cielo norteño de febrero que es preciso ver para deshacerse de los estereotipos meteorológicos que arrastramos.

El decorado es perfecto, la gente se apresura, cada quien lleva su regalito, las tiendas están haciendo caja y me asalta de nuevo la pregunta que nos hicimos en clase el otro día. ¿Es casi obligatorio ir a toque de trompeta declarando los sentimientos por ser San Valentín?
Preparamos una anticipación emocionante en los días cercanos a la celebración de la Jornada de la Paz para que los chavales escribiesen textos especiales y los colocasen a sus padres en lugares también especiales presentados de forma distinta a las notas que ponemos en la nevera.
Y ¿qué sucedió? Pues...que como nadie esperaba a ver si..., todos se emocionaron mucho con esa pequeña demostración de verdaderos sentimientos escritos a mano, con el único gasto de atreverse a expresar, a decir, a escribir...¡a sentir!
Y hoy viendo el descomunal comercio de corazones me apeteció dejar para mañana (o pasado) lo que nos mandan expresar hoy (o mañana)
Tal vez me haga de rogar y, para sorprender un poco más, este año me calle y sienta más lo que siento. He aquí mi declaración para todos los que ya saben que los quiero sin necesidad de fechas.
Ilustración de Jo Empson
ESPERO EL MOMENTO

Quiero decirte
un secreto,
guardado bien adentro,
en un susurro tierno
como cuando juega
el aire
con las flores
del cerezo.

Hablarte al fin
como sin tiempo,
deteniendo en el aire
para siempre
el momento,
atando,
con hilos livianos,
los sentimientos.

Y así,
decirte que guardo
dos palabras
para, en un sueño,
decirte cualquier día
que te quiero.
Tal vez no sea hoy
¡Lo siento!

Es que ahora, creo,
no es buen momento.

Mª Rosa SERDIO
San Valentín 2009