Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







24.4.08

DE SORPRESA EN SORPRESA

La primavera ha venido...No, no voy a decir el poema aunque me lo sé. Lo que quiero decir es que estamos un poco efervescentes, como diría la maestra.
Nos salimos de la botella y, como hay mucha agitación por el colegio con el asunto de las celebraciones del Libro, las matrículas nuevas, las excursiones y las visitas de autores, parece que siempre es el momento de echar unas burbujas.
Además, han venido el sol, la elergia y algunos temas de trabajo más complicados o que requieren una atención que anda volando y rimando, decorando, subiendo y bajando. Total que, cuando encontramos un momento de calma, nos salen cosas como la de esta mañana. Estábamos hablando de los motivos que tenemos nosotros para leer poesías.La página, que era de los compañeros del año pasado nos servía de lugar de anotación de ideas y, cuando teníamos algo escrito, levantábamos la mano e íbamos interviniendo. Todo estaba muy tranquilo hasta que algo que leyó Jorge hizo que la maestra sacara el móvil del bolso y nos dijera que íbamos a dar una sorpresa a alguien, cosa que también nos sorprendió. Es que a ella le encanta ponernos en apuros de los que te emocionan y te despiertan.
Así que marcó, esperó y saludó a alguien que dijo que andaba por Cuenca.¿Quién?
Pues...Antonio Gª Teijeiro que debió quedarse de piedra cuando le fuimos leyendo nuestros motivos, un montón de ellos, para LEER POESÍA.
Nos encantó poder escucharle decir que hoy recogería su Premio Luna de Aire. Le dimos la enhorabuena, le mandamos dos aplausos y nos despedimos encantados de haber podido hablar con Antonio. Cada uno le dijo uno de sus motivos y, al acabar, todos estábamos aún más llenos de burbujas que al principio.¡Menos mal que era la hora de salir al recreo! Por eso nos fuimos volando y haciendo ¡plic! ploc! plac! llenos de poesía en el corazón.