SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.









30.3.08

UN POETA EN NUESTRA CLASE

No siempre se tiene la gran suerte de conocer a los autores de las obras que uno lee.
A veces, los lectores pasan años queriendo escuchar cómo hablan, piensan que deben ser seres especiales, desean que se asomen entre las páginas de su obra para decirles algún secreto especial sobre ella...en fin, sueñan con conocer a quien ha tenido en sus manos la decisión sobre lo que leen, sobre lo que les sucede a los personajes que tantas veces se le parecen y tantas otras le avivan la imaginación.
Nosotros tenemos mucha suerte porque los escritores pasan por el colegio de forma habitual y siempre nos dejan recuerdos importantes, nos animan a continuar sus pasos en el mundo de la lectura y su gran importancia para la vida diaria, cosa en la que todos están de acuerdo y son nuestros modelos a la hora de empezar a escribir.
¡Tantas veces los plagiamos con descaro! ¡Tantas veces nos subimos a los hombros de su experiencia para aprender!Por eso cuando un autor, y más un poeta como Antonio Gª Teijeiro, se acerca a nuestra clase, se sienta con nosotros y se pone a disfrutar de lo que tenemos, a compartir sus experiencias y a disfrutar con alegría, ese día se convierte en una fiesta.
Y eso fue lo que tuvimos el viernes durante la sesión de encuentro con este poeta: una fiesta de palabras con las que construimos una red para pescar emociones con las que vivir mejor la lectura, la amistad, la creación y avivar el pensamiento sean tareas alegres.
Ahora que tenemos un poeta amigo más, nuestra vida de lectores es más rica.¡Gracias, Antonio!