SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








24.10.07

PREPARANDO LAS SORPRESAS

Hoy ha sido uno de esos días que pasan rápido porque se trabaja mucho, porque hay muchas novedades y porque, cuando menos te lo esperas, se te meten unos periodistas en la clase. Claro, era el Día de la Biblioteca y aquí lo celebramos de formas muy variadas según sea la sorpresa.
Empezamos la mañana leyendo, de nuestra caja especial, los poemas que la suerte iba decidiendo. Hubo compañeros que lo hicieron muy bien, lo que demuestra que se lo habían trabajado con el público de sus casas, que es donde mejor se prueba un artista antes de salir a escena.
Después estuvimos viendo, a escondidas entre unos ejercicios de lengua y unos problemas, cómo la maestra preparaba unas bolsas llenas de sorpresas para cada una de las clases del Cole. ¡Y es que el día se lo merecía! Nos lo explicó primero para que nos centráramos cada cual en su tarea y, luego, fue yendo y viniendo para tenerlo todo a punto.
Eran unas bolsas preciosas y lo mejor estaba adentro: un texto, especialmete escrito para nosotros, por Isabel Córdova junto con un poema de los que la maestra escribe y suele regalarnos, un libro para que cada profe lo apadrinara y, como cierre una superpinza. No sé de dónde las saca tan especiales. Hay maestros que las coleccionan desde hace tiempo.
El primero en tener su bolsa del Día de la Biblio fue el profe de inglés quien, antes que nada, se colocó la pinza y echó mano al libro, en inglés naturalmente, del que iba a ser padrino.
Y así en cada clase junto con la visita de los periodistas que os conté pero lo mejor de toda la mañana fue que no paramos de leer y de contar.
¡ Y eso que en mi clase tenemos historias como para parar un tren de las que somos protagonistas. Pero eso quedará para otro día. Hoy ¡¡que viva la biblioteca!