Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







29.11.16

HAIKUS PARA RECORDAR Y CONTAGIAR



Con ocasión de la Presentación de mi nuevo libro," Caudal de azar" (BajAmar, editores) en Oviedo y, en los días previos a este acto inaugural de la vida del libro, deliciosamente diseñado por Lloviendo Letras, regresé a otros libros y momentos en los que compartí este juego de instantáneas con mis alumnos y con los de algunas compañeras a las que siempre interesa un reto.
Ahora ya contamos con algunos libros de haikus que también los pequeños pueden gozar pero, en aquel entonces, tocó construir un pequeño cuadernito de textos que los más pequeños ¡cuatro años entonces! ilustraron con un encanto especial.
Recuerdo el gran regalo que, para los míos, supuso que yo encontrara, recién traído de una Feria "Todo cabe en un poema si lo sabes acomodar...solo es cuestión de imaginación" de Martha Riva Palacio Obón editado por El Naranjo (México) con sus atractivas y visuales sugerencias.
Pero los niños SON pura intuición y tienen un saber intacto que los mayores ya hemos cubierto con capas de ego. Y allá que se lanzaron a escribir sus deliciosas composiciones, exactamente igual que ha sucedido desde que, el sábado pasado, un par de niños tuvieron noticia de mi nuevo libro que, al parecer, era para mayores. Ellos están demostrando que los libros son para quien los quiere de corazón. He recibido mensajes de voz con sus composiciones y, créanme, hay aware, delicia y frescura  a partes iguales.
Desde aquí yo les recomiendo un libro realmente ESPECIAL "Basho, el loco de la poesía", editado por Hotel Papel, con ilustraciones del gran Frédérick Clément que no dejan indiferente al lector y crean un deseo especial de imitar y regalar al viento las nuevas creaciones.
Y en esas estamos todos: unos estrenando cuadernos y todos tanteando la brisa para ver qué visiones nuevas podemos acomodar.