Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







17.9.07


Si al leer una palabra te equivocas,
tu cepillo de dientes se convertirá en escoba;
tu profesora, en una monstrua abominable,
y el helado que te estás comiendo,
en un pepinillo en vinagre
. Kika Superbruja