Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







18.9.07

¿QUÉ FUE DEL VERANO?

Ahora que ya se me había "casi" olvidado el verano, que ya no echaba de menos las carreras con mi perra por la playa, que "casi" estaba feliz de encontrarme con mis compañer@s de clase, va la maestra y nos pone sobre la mesa una hoja de ésas que ella fabrica para que, en plan recuerda-cosas, me ponga hoy por la tarde a hacer unas memorias del verano.
Y aquí estoy yo reviviendo la cantidad de lluvia que cayó, los poquísimos días que fuimos a la playa, las interminables partidas de cartas que jugué ¡ y gané! a mi abuela y todos los etcéteras que me pasaron durante estas vacaciones.
A lo mejor cuento, sin que se note demasiado, alguna idea de un libro que leí en casa de mis primas en Gijón aunque no creo que cuele. Tenía que haber mirado antes en nuestra biblioteca a ver si ella lo tiene.Me acordé de él cuando hablamos en clase de Carmen Gómez Ojea porque es su autora. Se titula "El verano que Iveta aprendió a bailar" y está publicado por Pearson Educación.
Creo que voy a ponerme a escribir para que alguien me lo corrija antes de estrenar la famosa página blanca en la que contaré mi verano. ¿Algún día escribiré un libro de verdad?