SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.









21.9.07

OTOÑO OTOÑO ¡¡HOLA!!


Hoy hemos entrado en clase sin decir ni hola ni buenos días ni nada de nada. Estábamos un poco fuera de juego y la maestra nos metió un gol por la escuadra y nos sacó del campo al banquillo (pasillo)


Cambió toda la alineación y se quedó con l@s cuatro únic@s que estaban despiert@s y habían dicho algo humano al entrar.¡Con lo rápido que yo había llegado al perchero hoy!


Yo creo que es importante tener en cuenta a las personas y, para empezar bien el día, siempre trato de ser amable con l@s que encuentro en mi paseo hasta el colegio. A veces no veo a nadie y otras, como hoy, veo a alguien o algo que me sorprende.


Lo digo porque hoy he visto señales de que el otoño se está acercando. Hoy había rocío en las hojas y una brisilla fresca que venía desde el río. Por el monte iba ascendiendo una niebla luminosa, que aquí es típica en los días en los que luego hará bueno. También vi algunos patos en formación que quizá estén empezando a emigrar.


Al llegar a la valla del colegio recogí unas cuantas bellotas caídas de un roble que hay en el patio. Entonces me acordé de "El hombre que plantaba árboles" una historia que leímos en clase el año pasado. Ya pensaré en el fin de semana dónde voy a sembrar mis bellotas. Lo que sí haré será releer la historia de Jean Giono en alguna página de internet de las muchas que tienen este texto. ¡¡Hola, Otoño!!