SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.









11.9.11

YA HA TOCADO EL TIMBRE PERO...

Antes de abriros la puerta de esta clase amarilla, he de deciros que, antes que vosotros, han ocupado estas sillas compañeras y amigos a los que conocéis desde hace muchos cursos.

Hay muchos que suelen quedarse
para siempre
espiando por las esquinas para ver
qué miráis por las ventanas,
que sonidos sois capaces de escuchar,
si distinguís el canto de su pájaro favorito,
si seréis capaces de estar en silencio
cuando nos visiten la lavandera
y el mirlo que se posa en el haya,
si respetáis la voz del burro
y lo que cuenta desde su pradera,
qué hacéis con los libros que ellos leyeron
y releyeron,
cuál será vuestro poeta favorito,
quién será el más rápido
encontrando las erratas en los libros,
a quién corresponderá el título
de amigo del diccionario,
quién será, de entre todos vosotros,
quien mejor sepa coser corazones
y abrazar a los compañeros,
quién llorará un poco
o se peleará conmigo cuando
la cosa se ponga difícil
y haya que apretar los codos.
¡No os preocupéis!
Dentro de dos cursos, seréis vosotros
los que pensaréis en todo lo que sucedió
en vuestra clase como ellos ahora.
Así que...¡Bienvenidos!
Ya estáis en vuestra nueva clase.
Empezamos a construir una nueva historia
¡A ver qué es lo que nos pasa!

2 comentarios:

Tina García dijo...

Seguro que lo que os pasará serán muchas cosas buenas :-)
Un abrazo enorme

Mª Rosa SERDIO dijo...

Gracias, Tina.
Seguro que algún día se te pondrán las orejillas coloradas y no sólo por el frío que haga en ese bello lugar de cúpulas doradas.
¿Te acuerdas de los dibujos de Bilibin que tanto te gustaban? Pues ahora...en directo.
Besos mil.