Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







16.12.09

MARÍA PIDE AGUINALDO

Aquí está la bella María bajando la escalera y recordando que hace un año la suerte nos hacía conocernos.
¡Cuántas cosas han ido y venido desde entonces desde las orillas de nuestra clase hasta el primer peldaño de esa escalera! ¡Cuántas veces nos hemos emocionado viendo cómo los libros se abren a otras dimensiones!¡Cuánto hemos soñado haciendo Navidad muchos días corrientes!
Espero que, bajo ese árbol simbólico, encontremos siempre las bendiciones de la imaginación para crear un mundo mejor, cada uno en su ámbito próximo.
¡Qué bien si, algún día no lejano, esos espacios de humanidad se tocasen y formasen un collage de sentimientos verdaderos! Por eso trabajamos con las palabras que tejen hechos.

3 comentarios:

María García Esperón dijo...

!!!Por todos esos días corrientes en que hemos hecho Navidades!!!!

!!!Porque los sigamoso haciendo!!!

María

M. Roser Algué Vendrells dijo...

Precioso el poema de María...Ojalà la solidaridad sea un regalo(mundo) atado con lazos tan fuertes que los/as que tengamos la suerte de formar parte de él, vayamos añadiendo lazadas que lo enriquezcan y humanicen cada vez más.
Un abrazo Grande.
M. Roser

Anónimo dijo...

querida rosa soy eva de tu clase me ha encantado el poema ha sido fabuloso