Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







13.4.11

VISITAMOS A LOS ABUELITOS

Como siempre que vamos a verlos, ayer pasamos una mañana muy agradable en la Residencia de Mayores de Pola de Laviana. Nuestros compañeros del A y del C ya se habían acercado y nosotros cerramos el turno de ida. En junio los mayores nos devolverán la cortesía y pasaremos otra mañana juntos compartiendo, jugando en equipo y, sobre todo, conociendo cómo viven a diario en el Centro de Día y cuál es la actividad y el cuidado con el que se trata a los mayores en nuestro pueblo.

Primero visitamos el Centro de Día donde nos enseñaron la instalaciones y el trabajo que estaban realizando. Allí vimos cómo ejercitaban cuerpo y mente los amayores y el buen humor del que disfrutaban.

Luego, guiados por un amable guía (está en la foto), recorrimos toda la Residencia que, tras la ampliación a la que fue sometida en los últimos meses, ha quedado ampliada, confortable y con todos los detalles que aprecian los mayores.

Vistamos, entrando por la cafetería, las salas de estar, la lavandería, la farmacia, agunas de las habitaciones de los residentes con sus personales detalles de decoración y aficiones...Pasamos cerquita de la cocina donde se olía un menú delicioso y vimos el comedor. En cada plaza su pan distinto, su postre adecuado, la medicación específica en el armarito dosificador, las listas de enfermos alérgicos..¡Impresiona ver la limpieza, la organización y la tranquilidad con la que las personas que trabajan realizan sus labores de cuidado directo, de acompañamiento a las personas con mayores dificultades o de preparación de todos y cada uno de los detalles que la vida en esta gran casa azul precisa.

Y luego vino el Juego de Participación en el que, tras la pista de los personajes de Romeo y Julieta, tuvimos que componer una declaración de amor, encontrar quince deportes que no coincidieran con los del otro equipo de mayores y compañeros, citar las virtudes de perfecto caballero, escribir una hostoria de amistad y, para finalizar, hacer una sopa de letras con pueblos de Asturias.

Nos lo pasamos muy bien con las anécdotas que los mayores nos fueron contando pues cada equipo era mixto de mayores y escolares y los pequeños teníamos que anotar y leer todo lo que pudiéramos elaborar en conjunto sobre las propuestas de la Monitora.

Trabajamos duro y nos divertimos de lo lindo.¡Ah! Y tuvimos un regalo personal de parte de los residentes: un broche de Hello Kitty y un llavero con una huella. Hubo intercambio de besos y abrazos y una carrera enorme para llegar a la hora la colegio.

Y muchas flores, recogidas a la vuelta por el paseo fluvial, para poner en la clase.

¡¡Es Primavera y aprovechamos para compartirla con los mayores y aprender de ellos que son unos auténticos maestros de la vida!! Gracias a todos los que nos recibieron y acogieron con tanto cariño.

1 comentario:

ana dijo...

Antes, quería ser como mi madre;pero ahora quiero ser como un abuelito de la Resi.
Me haría tanta ilusión....
Pero..,que contentos se pusieron todos los abuelitos con nuestra visita;creo que todos estariamos deacuerdo en volver y quedarnos.