Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







7.4.11

CON LA CABEZA A PÁJAROS

Esta mañana hemos trabajado acompañados por los trinos de nuestros vecinos los pájaros. Como nuestra clase está situada en la parte norte, además de estar fresquitos, con todas las ventanas abiertas, podemos permitirnos el gran lujo de escuchar cómo cantan los pájaros que cantan. ¡Se nos quedó Juan Ramón dentro, ¿veis? Pues desde el colirrojo tizón, que anida en la casita de la terraza, hasta la lavandera que se pasea por la cumbre del tejadillo, pasando por bandadas de jilgueros o el mirlo que otea desde el haya del patio trasero y la urraca que riñe a todos los que se muevan, seguimos sus conversaciones mientras escribimos, calculamos o dibujamos. Hemos visto llegar al carbonero y al herrerillo que se afanaban en los brotes del espino albar del patio. También vimos pasar garzas elegantes entre las nieblas y algún que otro petirrojo esquivo se acerca a se va corriendo a la gran tarea. El cuervo y el milano vigilan con aviesas intenciones. Los ánades sobrevuelan el río donde esquivas parejas de martín pescador son auténticas flechas en la enramada. Sabemos también que ahí se esconde el arrendajo, el glayu astur, que es toda una leyenda. Todos están contruyendo moradas y llamando a sus parejas para aprovechar la temporada de buen clima, disfrutar de la libertad, los juegos del amor y también poder criar a sus polluelos con el cuidado que se merecen. Y luego vendrá el cuco, a responder a la pregunta que nuestros mayores nos enseñaron a cantar y contar. Tantas veces decía cu-cú, tantos años faltaban aún.
Cuquiellín del rey

paliquín de escoba

¿Cuántos años falten

para la mio boda?
Hace casi un mes que las golondrinas nos dieron el aviso de que la Primavera venía trayendo vida y trinos. Obedientes, desde entonces, todos los días tenemos los oídos atentos y la cabeza a pájaros porque tenemos el enorme privilegio de vivir dentro de ella y ver cómo viste nuestro medio con el lujo del verde y las flores. Y se nos perdonan esos despistes porque...¡dura tan poco la belleza en esta estación que tenemos el deber de aprovecharla! Ilustración de Shiori Matsumoto

2 comentarios:

Ali( Hechicera ad-hoc) dijo...

Saludos de mi "Urraca Flaca"!!¡¡Feliz Primavera!!(Acá, "otoñando")

Joel Franz ROSELL dijo...

Soy autor de un libro titulado "Pájaros en la cabeza" (Kalandraka): es la historia de un rey que ama mucho los pájaros y con ayuda de éstos conseguirá vencer una conspiración contra su muy sabia manera de llevar los asuntos de su pequeño reino.
Tengo otro libro titulado "Exploradores en el lago" (Alfaguara): es una novela ecológica de aventuras donde unos niños deben enfrentarse a unos traficantes de especies protegidas que operan clandestinamente en un parque natural. Ojalá ambos libros os gusten.