Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







7.4.11

AGUA, AGUA...¡QUÉ CALOR!

Estamos achicharrados, fritos, asados, llenos de polen por todos lados, cansados de tan largo trimestre y, para colmo, ha llegado un calor tremendo y hemos dado record de España.¡Vivan los helados y los poemas! ¿Soluciones? Pues tenemos: agüita fresca para las manos y la piel. Poesía que nos refresca y se nos lleva a jugar con las ranas y los paraguas a los que estamos tan habituados. Hoy hicimos unas lecturas MUY especiales que vinieron de México y de Cuba. Para mañana hemos encargado un algo a Chile, países todos ellos rodeados de agua y bellezas que nos llegan en imágenes deliciosas como la de José Emilio Pacheco
GOTA DE LLUVIA

Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.

Toda la noche estaba en esa humedad sombría que de repente

iluminó la luna.

J.E.Pacheco.

En las onomatopeyas nos hemos detenido a refrescarnos como si estuviéramos saltando charcos.

TIN TIN LA LLUVIA CAYÓ

(canción infantil cubana)

Tin, Tin,

la lluvia cayó.

Ella juega conmigo y con ella yo.

Tin, tin...

La lluvia es una niña de cristal azul,

para que juegues con ella tú.

Tin, tin la lluvia cayó

con su frescura el aire se perfumó.

Tin, tin.

¡¡Qué refrescante es también pasearse por la delicia y la riqueza de nuestro idioma de ambas orillas dentro de una nube que llueve y llueve. Mirad.

CAE UNA GOTICA DE AGUA

(Canción infantil cubana)

Cae una gotica de agua

otra, otra y muchas más,

si se bota de una nube

es porque lloviendo está.

Si se bota de una nube

es porque lloviendo está.

Con la lluvia crece el río,

las ranitas hacen croac, croac

y despierta la matica

que duerme en la semillita

que acabamos de sembrar.

Y, como si fuera agua fresca, hoy usamos la poesía para que, pasado el tiempo, su semilla rebrote en días de lluvia o en días de calor y la tengamos siempre a mano como medicina, como compañía, como mensajera o como emoción.