Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







12.2.11

"LLEVA UN LIBRO EN LA MALETA" ¡Y van 3!

El jueves estuvo de nuevo en clase Virginia Read Escobal a quien esperábamos con montones de libros que, esta vez, aportó en su mayoría nuestro compañero Diego.
Ya se nota que estamos haciéndonos mayores y que los gustos de lectura van cambiando.¡Es la ocasión de hacer mudanza y cambio de libros en los estantes de casa! Eso lo consideramos como una ocasión única para poder colaborar, aún más si cabe, con nuestros amigos de R.Dominicana a los que cada día admiramos más.
Todo es muy rápido cuando viene Virginia, porque ya estamos preparados, pero esta vez ¡la maleta que trajo era MUY pequeña!. Hubo de ir al coche a buscar refuerzos y, por suerte tenía unas enormes bolsas que se llenaron de libros.
Tras los saludos y la puesta a punto de noticias sobre los libros enviados, se pusieron manos a la obra los porteadores.
Y, cuando todo estuvo bien preparado para el envío, pasamos a la lectura de uno de los libros regalados de la sesión y el comentario de otro del que ya nos había hablado: "La Señorita Emilia" de ediciones Ekaré y "La bicicleta se Sumji" de Siruela del que ya hemos hablado porque es su libro favorito.
Casi al final Virginia nos preguntó qué cosas creíamos que se podían hacer para embellecer el mundo, tal y como hizo la señorita Emilia. Entonces la maestra nos dio unos papelitos de los de las "ocasiones especiales" para que escribiéramos allí nuestras propuestas. Se las dimos a Virginia para que las guardase.
Justo antes de marchar se hizo la foto más divertida de la mañana porque Virginia es una lectora voraz de los libros de Aurelio G. Ovies y le pidió a la maestra hasta por favor que no se lo presentase nunca.
A nosotros nos hizo mucha gracia la cosa porque tampoco conocemos al poeta pero sí tenemos ganas de que venga a vernos para conocerle porque nos encanta cómo escribe.
Como tenemos fotos suyas en clase, Virginia quiso hacerse una como recuerdo de esta tercera visita y...ahí veis a Diego con la maletita mini, a la maestra y a Virginia, que tiene en la mano la foto del poeta como si fuera un trofeo.
Yo creo que, para la próxima vez que Virginia venga... no sería mala idea hacer que los dos se encuentren en nuestra clase. ¡Cosas más difíciles hemos conseguido ya!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo la entiendo a Virginia
admira tanto al poeta A.G.O
que cree que "le dará algo"
si algún día lo tiene enfrente
Pero que se cumplan sus sueños!
M.D.gatin