Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







11.10.10

LOS REGALOS DEL OTOÑO

De todos los dones con los que las estaciones nos colman, el mejor sin dudas es contar con buenos amigos.
Y hay momentos del año más propicios al intercambio de todos esos dones. Yo creo que el mejor de todos, al menos para mí, es el otoño.
Y lo es porque no hay prisa o, la menos,no tanta. Hay que compartir los hallazgos de la tierra, del mar o del aire. Hay que regresar a casa y compartir las experiencias del verano y los frutos que vamos recogiendo en los huertos o en los libros.
El otoño me gusta especialmente porque huele a cosas de verdad: a frutas en sazón, a mermeladas que se cuecen lentamente, a hoja nuevas en los libros, a hojas caídas en el parque, a lana de la ropa de abrigo, al pañuelo de seda que tanto nos gusta...Es tiempo de brezos y de sueños, tiempo de pausas y de confidencias.
Para estrenar este otoño, mi amiga Mar me han regalado un libro titulado ¿Cómo viven los poetas? que yo no encontará ni poniendo todos mis radares a funcionar.
Y lo ha hecho porque sabe lo que me gusta. Yo le he agradecido el detalle con un brezo y unas calabazas que a ella le gustaban para hacer un centro.
Y por eso hoy veis cómo el otoño nos llena las manos y el corazón de sensaciones hermosas que nos animan a compartir. ¡Vamos a llenarnos las manos de cosechas!

4 comentarios:

http://CHACHIYCALACALA.blogspot.com dijo...

¡Precioso comentario y hermosísimas fotos!
Que el otoño os colme de musas,de nuevos horizontes y proyectos.
Saludos desde Salamanca y mis felicitaciones.
Carlos Blanco

Anónimo dijo...

Gracias por regalarnos las palabras de tu blog en todas las estaciones del año.
Desde este lado del Atlántico, en el hemiferio sur, comenzando la primavera, te enviamos unos presentes para que los compartas con tu clase.Esperamos que los disfruten.Ricardo Ana y flia.

Anónimo dijo...

A mi préstame la seronda porque anuncia'l vientu fríu del iviernu, l'arume a berces calentines, el calorín de la manta lleendo un bon llibru, el sabor del té coloráu en compañía d'una amiga...
Gracies poles calabaces y por esti comentariu tan prestosu.
Mar

biblioabrazo dijo...

A mí también me encanta el otoño. Y por muchas razones. Pero al leerte, Rosa, ya sé algunos motivos más que no les había puesto palabras.
Un abrazo
Ana Nebreda