SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.









15.1.10

MERIENDA DE VERSOS

Hoy quiero descubriros un poeta especial: Carlos Marianidis con el que pasamos ayer una hora deliciosa relamiéndonos de gusto las neuronas de la imaginación.
¿Exageración? De ningún modo si eres de 5º y asturiano o goloso internacional, que será lo más probable si eres un jovencito lector de cualquier edad.
Al grano. Esta vez es de arroz. Y con leche. ¡Y con canela!
¿Y qué pasa antes? Pues que hay un poema delicioso para volváis a recordar los "antes" del chocolate con pan, si sois mayores, y os lancéis desesperadamente a fabricar una pancarta donde pueda leerse:
¡¡MARIANIDIS CON CANELA
AL REGRESAR DE LA ESCUELA!!

Eso en caso de ser buenos lectores y mejores imaginadores.
Viajeros al tren. Ahí teneís el texto.¡¡Buen provecho!!

VIAJE
Hay una estación de trenes
que tiene un viejo vagón
cubierto de enredaderas
y mil flores de malvón.
Enroscadas en las rejas
de todas las ventanillas
asoman blancas y azules
y violetas campanillas.
Adentro hay largos asientos
de madera humedecida
tapizada en musgo verde
y hongos de cualquier medida.
Yo viajo en él cada tarde,
al regreso de la escuela,
mientras mamá me prepara
arroz con leche y canela.

5 comentarios:

María García Esperón dijo...

¡La poesía de Carlos Marianidis! ¡Y con canela! ¿Puede haber algo más rico? Para desayunar, para la merienda y para irse a dormir y soñar sueños espolvoreados con canela y poesía...

María Eugenia Mendoza dijo...

No cabe duda, es una delicia leer a Carlos y ahora más en este rico marco pletórico de poesía.
Gracias por compartir este viaje espolvoreado con canela.

ASUNCION dijo...

Después de acudir al enlace que mencionas, siento un "regusto" mayor por haber tenido la suerte de grabar en video uno de sus poemas. No sabía la altura humana y poética de Carlos,,, y casi que tiemblo de emoción y respeto por la responsabilidad del trabajo realizado. Me llevo sus poemas a la cama, para soñar con ellos y guardar más de un recuerdo.
Ah!.... me chifla el arroz con leche,,,,y nadie como mi madre la hace para chuparse los dedos. Es una de esas visiones, con olores y sabores que siempre asocio con la niñez y va pegada a la figura de mi madre.
Un cálido abrazo de papel, espolvoreado de canela.
Estas "RONDAS" poéticas me encantan, estas interconexiones(no se si alcanzan el nivel de galácticas)despiden una gran carga de energía.

María García Esperón dijo...

Como canela espolvoreada sobre la Vía Láctea

M. Roser Algué Vendrells dijo...

Hay que ver lo comilonas que sois... A mi decidme donde está este precioso tren, que quiero subirme i viajar en él a lejanos paises, donde las mariposas se confundan con la lluvia, las luciérnagas con estrellas, las flores con palabras de amor, el canto de los pájaros con el rumor de las olas...!!!
M. Roser