SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.









23.11.09

EL DIARIO DE HOY

Para un día de la semana ser lunes ya es todo un título. Si, además, tienes un control de Conocimiento del Medio a cuarta hora...la cosa promete. Y si,seguramente, te devolverán corregido otro de Lengua y tienes que firmarlo en casa, salir triunfante de esta jornada de noviembre parece casi un reto.
Así, más o menos podría ser un párrafo del diario de hoy en nuestro caso.
En el caso de Marcelo, protagonista de "El diario de Marcelo" de Gabriel Comes, La Galera(Grumetes) el 23 de noviembre no debió de haber sido muy brillante ya que comienza así:
¡Lo sabía!¡Lo sabía! Sabía que mi madre me castigaría. Y yo sin evitarlo.Cuando me he dado cuenta de que eran las dos y media, aunque igualmente habría llegado tarde a comer, tendría que haberme ido corriendo a casa. Pero, empecinado de mí, acepté el desafío de Alberto-que es un fanfarrón-y seguí jugando a la máquina, y, ahora que reflexiono un poco,tengo que reconocer que lo hice porque iba perdiendo. Aún no sé perder.¡Me da rabia perder!
Ya sé que hemos hablado de muchos diarios pero éste es de octubre de 2009 y me parece una visión distinta de la realidad que quizá os gustará abordar. Pues eso. ¡al abordaje!

1 comentario:

José Rodríguez dijo...

Mui guapu’l to blog pa neños.

Un candial saludu dende Madrid,

Pindesierra pindesierra@gmail.com



Pa Teresina González


Tráyote’l cabás Teresa,
cola moñeca de trapu,
cuantayá, frañera encesa,
que-yos devolviera’l Papu.

El mio versu, si te peta,
escribayáu en ringleres.
Una preba, d’escoyeta,
del maxín a sos deleres.

Alcordances del collaciu
de guedeyes de panoya
que mudó a mayor, con xaciu,
sin escaecer la troya.

El mandilón de cuadrinos,
d’un caxón de la memoria.
Chuchos de los rapacinos,
los qu’enredaben na noria.

Les cintines de colores,
sin desendolcar los llazos.
Enfotu pa que nun llores
y de la to xente, abrazos.

Regolvinos de la fonte,
de la corra, unes castañes.
Una semeya la ponte
que cruciabes en Tremañes.

Al cuartu escuru de suaños
quiero, yo, la lluz iguar;
d’esta miente tolos años,
abondo podrás xugar.


Pindesierra