Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







15.4.09

EL REGALO DE HOY

En abril...¡sorpresas mil! Es que de paraguas ya estoy harta de hablar, aunque sigue lloviendo a chaparrón mientras preparo mi sorpresa de hoy.
Ya sabéis que he hablado en varias ocasiones de lo mucho que me gustan los poemas de Aurelio González Ovies, de sus libros en Pintar-Pintar, de la EXPOSICIÓN sobre "El poema que cayó al mar" que vamos a estrenar para celebrar a lo grande el día 23 y de otras primicias referidas a sus textos porque me emocionan especialmente.
Pues hoy me ha hecho dos regalos dos. He tenido correo especial del poeta conteniendo buenas noticias y dos regalos. Y, como suelo COMPARTIR hasta los bolígrafos que escriben bien, eso bien lo saben algunos pillos de mi clase, hoy voy a regalaros la mitad de mi regalo.
Sé que os va a animar a escribir más INSTRUCCIONES y que, como os encanta el plagio, hasta lo pasaremos bien leyendo y tratando de "colarlas" como que son de Aurelio.¡Ojo que se puede enterar!
Por ahora ya podéis leerlo y yo espero que me sorprendáis con vuestras creaciones, como el poeta ha hecho esta mañana, poniendo este poema en el alféizar de mi ventana. ¡Os gustará sentiros poetas añadiend alguna estrofa más!

MANUAL DE INSTRUCCIONES

Se necesita poco
para poeta:
un lapicero blando
y una libreta.

Para ser pensador
muy poca cosa:
corazón y cabeza
más que de sobra.

Para ser entusiasta
se necesita
poner agua a soñar
en la mesita.

Para ser matemático
debes fijarte:
pequeño más pequeño
suman lo grande.

También podrás hacerte
feliz y obrero,
y construir muy alto
tu propio reino.

Aurelio G. OVIES