Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







25.2.09

LA PALABRA VENCE A LA ESPADA

Hemos vuelto del puente con muchos buenos recuerdos de las fiestas de Carnaval, de los disfraces, las risas, los viajes que algunos hicieron, las trastadas, los fayuelos y el chocolate y hasta del baile¡¡Carnaval, carnaval!! que aún le duraba a un Martínez mientras que el otro dormitaba en su pupitre.
La cosa duró poco porque tuvimos una competición para despertar hasta al conde Drácula, el verdadero.
¿A quién se le ocurre ponernos una tarea de acentuación y de orden alfabético? Pues...¡a ella! Y encima nos dio cinco miserables minutos para lidiar con las tildes.
Pero...allí estaba Claudia con sus banderillas poniendo tilde en las llanas, Fernando desguazando los hiatos y la maestra contándonos uno de esos ejemplos que no olvidamos. ¡Si es que Claudia hoy no veía ni al torito y el gran Fernando...¡para qué añadir leña al fuego!
Poco a poco fuimos entrando en materia y leyendo nuestras pesquisas poéticas sobre los ríos, o sea, el encargo recibido el viernes y escuchando a Pablo Méndez decir aquello de ¡Ay, amor que se fue por el aire! pero con su entonación más carnavalesca.
¿Pensáis que la cosa quedó ahí? Pues...os equivocáis. Y es que hoy tardamos en despertarnos más de lo habitual.
Había anunciado un control de Mates y la maestra los dejó para mañana. Se supone que fue al ver el gran éxito de atención de la primera hora.
Luego repartió algunas lecturas, buscó en la estantería "Hasta casi 100 bichos" a petición de Inés, preguntó a unos y a otras por los libros que estamos leyendo y nos recordó que ya estamos en la segunda mitad del 2º trimestre. Oído, cocina!
Los libros que se recomiendan son uno nuevo, uno viejo y uno azul...como si fueramos de boda.
Y el de Alberti porque sabemos que os gustará reler sus textos y, además, porque me recuerda mucho al baile que Pablo M. se marcó esta mañana con la maestra. ¡Si es que aquí no nos hace falta el Carnaval aunque sea de Cádiz , como don Rafael!
Ánimo y a repasar, que esta cortisemana nos toca recoger los mejores frutos de la quincena.