Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







14.5.08

PARA ESTOS DÍAS DE LLUVIA Y SOLES

Hace días que andamos revolucionados, con esa energía especial que da la primavera. Y, para que no falte nada, ha venido llena de tormentas y ferias de libros.Con las tormentas nos llegó una risa boba que invade el cuerpo de esa especie de flojera que, casi siempre, suele acabar de la forma más inesperada. Con las ferias llegan las novedades, los nuevos libros que huelen a papel fresquito.
En casa nos riñen, en el colegio nos mandan a relajar y a refrescarnos un rato al banco del pasillo, debajo del TENDAL DE LAS ANTOLOGÍAS donde se está genial al solecito que, de vez en cuando, se asoma guerrero por entre tanta nube que quiere librarse del agua guardada durante el invierno.
Esa suerte de recreo forzoso no dura mucho porque en clase pasan cosas que interesan y quien está afuera alarga la oreja para no perdese la explicación o lo que cuenta la maestra de tal o cual cosa que vamos a hacer. ¡Es que la puerta siempre suele estar abierta para que entren o salgan las novedades!Así cuando, pasado un rato, vuelves a entrar tienes toda la información y además fresca.
Hace ya días hicimos un tarjetón con una de nuestras frases personales que explicaban qué son las palabras y para qué sirven buscando la definición y la metáfora. Pues veréis...de LibrOviedo, la Feria que todos los años se celebra, ha traído la maestra un libro titulado "Las palabras del agua" de José Luis Ferris.Yo vi que es de la colección Sopa de Libros de Anaya mientras lo sacaba de la superbolsa. Se ve que lo vino leyendo en el bus. Su autor no me sonaba de nada pero nos dijo que era de Alicante y amigo de Concha L. Sarasúa que vino a hablar con los compañeros de 6º.
Os lo cuento por si, para resguardaros de alguna tormenta primaveral, os metéis en alguna Feria del Libro y podéis daros el gusto de enteraros qué es lo que cuenta el agua con sus palabras. Así, en caso de tormenta, podréis leer los mensajes de la primavera.