SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








20.11.12

DÍA DE LA INFANCIA 2012 ¡VA POR VOSOTROS!

Pasan los años y se van añadiendo DÍAS y más DÍAS en el calendario festivo escolar que pueden o no incidir en el trabajo de aula.
Enumerarlos ya me parece un ejercicio inútil, como inútiles son muchos de ellos, a no ser para el ámbito comercial. Y no es mi intención mezclar las cosas.
Hoy es un día normal y corriente, no nos engañemos con pamplinas. Es martes como podría ser sábado o lunes.
 Aquí es un hermosísimo día de otoño como allá podría serlo de la primavera o del verano.
En todas las estaciones los niños ESTÁN y VIVEN, CRECEN Y SUFREN a nuestro lado o en nuestro corazón cuando la geografía impone sus leyes.
Y éste es el LUGAR en que cada DÍA ha de ser suyo. En el sentimiento TODOS los días son Días D pues, en cada día normal y corriente, el CUIDADO y el RESPETO han de estar presentes.
Hoy, 20 de noviembre, se les recuerda, se les agasaja, se les invita a reflexionar sobre aquéllos que no tienen su suerte, sobre lo que ES su realidad pero que, por más que lo intenten, no podrán compartirlo HOY con los demás niños de su edad.
Y esos OTROS niños también tienen sus sueños, su misma fantasía, su imaginación, su gigantesca capacidad de enseñarnos caminos de superación que una vez YA transitamos los adultos y que es preciso VOLVER A RECORRER en otros pies y en otras pieles.
Hoy, DÍA DE LA INFANCIA, importa volver a vernos como niños y recordar qué adultos nos hicieron SER los adultos que ahora SOMOS.
Quizá este sencillo ejercicio de reconocimiento, esta vuelta a nuestro personal PLANETA infancia, nos dé la verdadera clave con la que abrir cada DÍA del futuro de nuestros niños y niñas, estén donde estén.

3 comentarios:

zapatillas2010 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola Rosa.
Se me ha hecho
un nudo gordo,aquí,
en la garganta.
Besos.
Ricardo

zapatillas2010 dijo...

QUE TODOS LOS DÍAS NOS ACORDEMOS DE ELLOS,LO IMPORTANTE,
GRACIAS MARIA ROSA.