Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







14.2.12

LA SEMANA Y ALGO MÁS

A veces parece que los maestros andamos persiguiendo quimeras y hasta puede ser cierto.
Somos capaces de hacer cosas de lo más variado con tal de que nuestros alumnos tengan experiencias verdaderas, emocionantes y que sepan que trabajar juntos es la mejor forma de nacer cosas muy diferentes.
A veces regalamos ideas que ya hemos llevado a cabo en nuestra clase o podemos inventarlas justo para que otro compañero las disfrute.
Y ahí está la muestra de que no hace falta conocerse para colaborar. Sí hace falta CREER en lo que hacemos y saber para qué y para quién.
Los niños van SIEMPRE por delante aunque parezca que antes vamos nosotros. Ellos nos dan la pauta y luego viene todo lo demás.
Gracias a Dolors Todolí, maestra de Gandía, por acoger mis textos y a sus alumnos de Infantil por transformarlos, de una forma tan especial, en una alegría para el corazón.

1 comentario:

Dolors dijo...

Muchas gracias Rosa...¡Qué alegría compartir! Momentos y sueños, ilusiones...con tan poco Y TANTO A LA VEZ...Un abrazo desde Gandia