SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








22.11.11

SOBRE HOJAS VOLADORAS

Hace semanas que hemos empezado a escribir de forma habitual cada semana y, por ahora, la maestra no había puesto nada nuestro en el blog de clase.
Como ya somos oficiales de 5ªB os diré que ya hemos hecho una descripción de nuestro paisaje favorito, una página de diario y alguna que otra cosa más pero, para inaugurar nuestra ANTOLOGÍA POÉTICA, que va a durar hasta junio y más  allá, creo que con este poema  de nuestra compañera Irma os daréis por contentos.
OTOÑO
¿Quién viene?
¿Quién llega?
Será el otoño
por la pradera.

Mira que tengo
en la cabeza.
Es una hoja
que no me pesa.

Parece lluvia
de hojas secas.
Salto, las piso
y alegres suenan.

Hay algún verde,
mucho marrón
y más colores...
¡Qué diversión!

No creas que es triste
que el otoño llegue,
que el viento sople
y en la montaña nieve.
(c) Irma 5º B - 2011

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Que hermosa poesía Irma!
Ricardo

Anónimo dijo...

¡Pum, pum! ¿Quién es?
Rosa Serdio, debe ser.
Y ¿qué quiere la Rosa?
Saludar a un clavel.
Y ¿quién es el clavel?
Un amigo “fragatino”,
que es de origen montañés.

¡Pum, pum, qué bien!,
que hoy exista Internet.
¡Pum, pum, qué bien!
Que nuestra amiga Rosa
nos recuerde otra vez.

Mariano (el “clavel”)

Anónimo dijo...

¡De IRMA tenía
que ser el poema
Pues su nombre es RIMA
si le das la vuelta.
Menudas estrofas,
menudas ideas.
Hazme una colonia
que huela a poeta.
Aunque sea con hojas
de las que otoñean.
Ponlas en las páginas
de alguna libreta.
Y, por favor, Irma,
junta siempre letras
con tanto cariño,
con tanta destreza.

Un beso, una rosa,
un abrazo grande
y una ¡ENHORABUENA!
A.

Mª Rosa SERDIO dijo...

SUEÑO DE ROSA
Alguna vez soñé,
cuando aún era pequeña,
que tal vez algún día
los versos me siguieran.
Tiempos de trenzas largas
de pueblo y de meriendas...
cuando iba a la fuente,
cuando iba a la hierba,
cuando bajaba al cole
temblando entre la niebla...
Otro día pensé
que, si yo no podía,
quizá tendría alumnos
que por mí los harían.
Y ahora, haciendo un corro
de palabras cruzadas,
escribimos poemas
como quien juega y canta.
Y todos somos Irma...
¡compañeros del alma!
Y en todos vive rima,
ese amor que nos alza.
Gracias, gracias, gracias...
Gracias,rIma, gracias.
Rosa