Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







17.9.10

DESPIDIENDO AL VERANO

Aquellos veranos
Lentos veranos de niñez

Con monte y mar,
con horas tersas,
Horas tendidas sobre playas
Entre los juegos de la arena,
Cuando el aire más ancho y libre
Nunca embebe nada que muera,
Y se ahondan los regocijos
En luz de vacación sin tregua,
El porvenir no tiene término,
La vida es lujo y va muy lenta.
Jorge GUILLÉN

No hay comentarios: