SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








25.12.09

DESEOS A PEDIR DE CORAZÓN


MIS DESEOS LUMINOSOS
Ana Martina Manente (9 años) Argentina
Al arrancar la hoja del calendario de mi clase el día 21 de diciembre encontré por detrás el siguiente texto que se merece un espacio en la reflexión y, tal vez, que cada uno de nosotros escriba sus propios deseos.

Bajo una pepita de oro, en un agujero de arena, junto a un granito de tierra, empiezan mis deseos luminosos; que no es cualquier deseo hermoso como el de los escritores que sólo escriben para ganar dinero.
Mis deseos luminosos son: ¡Tener una buena familia! Y otros dos que te diré con todo gusto, como ves a los pajaritos cantar.
Otros de mis deseos es abrir ambos ojos y ver el sol de acá, poder tocar el cielo y escuchar aplausos de emoción, a la luna poder ver, escuchar que da un gran bostezo y a las estrellas bailar una canción de cuna para poder dormirme ya.

Si alguno quiere ir imitando a Ana Martina, sólo tenéis que poner un comentario y vamos a soñar juntos.

3 comentarios:

M. Roser Algué Vendrells dijo...

Unos lindos deseos, de una linda niña, con una linda sensibilidad.
Yo quiero compartir tan lindos sueños con ella y con todas y todos los que quieran un mundo más lindo.
M. Roser

María García Esperón dijo...

Me encantó lo de los escritores que nada más piensan en el dinero. Que sepa Ana Martina que ¡no somos de esos!!!

Voz y Mirada dijo...

Esos "deseos luminosos" solo podían salir así, con esa frescura, del corazón de una niña, y de labios de una jovencita.
Lo que me ha dejado "impresionada" es la frase que menciona a los "escritores".... espero y deseo que Ana Martina no vea a todos los escritores con igual mirada.
Yo desde aquí le digo, que sin haberlo escrito tan bonito como ella, lo que más quiero es ¡¡Tener una buena familia!! que me arrope cuando tenga frío, que me aplauda cuando tenga éxito, que me cante cuando esté triste y que me diga: "te quiero" siempre, siempre.
Ana Martina, al sol yo le diré cada día que te caliente un poquito dejando en tu ventana un rayito chiquito. A la luna yo le pediré para tí, dos lágrimas de plata, que deje sobre tu almohada, para velar tus sueños, hasta la mañana. Y a las estrellitas del cielo, que ronden las cuatro esquinitas de tu cama,y unan mis deseos a los tuyos con hilos de colores.
Un cálido abrazo de papel para envolver todos estos "deseos luminosos"
ASUNCION