SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








6.10.09

LOS RECUERDOS VIVEN EN LOS LIBROS


RECUERDO ESPECIAL PARA LA HORNADA DEL 2007-2009
Cuando estos chicos y chicas, ahora y en el IES, eran niños y niñas aquí en la clase de 5ºB hace dos años nada más, vivieron muchas experiencias relacionadas con la lectura. ¡Fueron tantas que sería imposible contarlas todas!
Hoy, que una de ellas parece citada en el libro A POESÍA NECESARIA de nuestro poeta Antonio García Teijeiro de editorial Galaxia, os cuento cómo fue el momento mágico en que la poesía atravesó el espacio y llegó justo a tiempo.
Estábamos en clase, escribiendo nuestros MOTIVOS PARA LEER POESÍA porque queríamos explicar a los demás qué nos aportaban los poemas después de haber leído muchos a lo largo de dos trimestres.
Y, en cuanto empezaron las primeras ideas a estar sobre el papel y las primeras manos a levantarse para leer, se me ocurrió darle una sorpresa a un poeta conocido y marqué un número en mi móvil.
Al otro lado respondió Antonio y, después de decirle desde dónde estábamos llamándole, comenzó la lectura de textos como éstos:
La poesía es un sueño que se vive despierto. ¿Te acuerdas, Lluvia?

Leyendo poemas lo paso bien cuando estoy solo. ¡Y fueron tantos días! ¿Verdad, Enrique?

Leo poesía porque me ayuda a soñar tres veces en una sola noche. ¡Ésta es mi Claudia!

La poesía cierra la puerta a la lectura de libros grandes y abre la ilusión de escribir textos más pequeños. ¡Jorge, el apresurado!

Leo poesía porque me ayuda a olvidar los momentos tristes. ¡Esos terribles dragones de Dieguito!
Me gusta imaginar lo que escribe el poeta. Por eso leo poesía. ¿Qué lee ahora el lobito Pablo?

Leo poesía porque es un sueño que siento por dentro. Y no es mentira ¿eh, Saray?

Leer poesía es abrir nuevos caminos a la imaginación y la libertad. Siempre viajando lejos, Manuel.
La poesía me emociona, me hace ver las cosas de modo diferente, mágico...por eso leo poesía.Lectora devoradora, esta Ángela.
Antonio escuchó a todos y cada uno, a los 23 lectores de poesía, mientras estaba en Cuenca, justo el día en que recogería el premio Luna de Aire. ¡Sólo él lo sabía! Y cuando colgamos, hubo un gran aplauso, así porque la emoción lo pedía.
En el nuevo libro de Antonio, estáis representados TODOS los que durante dos años, jugasteis a poetas, compartisteis libros y momentos mágicos recitando, creando y poniendo en vuestro corazón unos versos que serán definitivos.
Mi agradecimiento especial para este magnífico hombre y poeta.Para mis chicos, que seguramente seguirán leyendo poesía en sus tiempos pequeños, un deseo: nunca olvidéis el valor de las palabras.

1 comentario:

ASUNCION dijo...

Solo tú sería capáz de hacer algo así: la realidad del día a día entre las líneas de un libro(ya sea cuento o poesía), la sencillez de lo ordinario transformado en lo sublime de lo extraordinario, lo cotidiano asaltando los momentos únicos y mágicos del ser humano.
Las palabras siempre. Siempre las palabras, en las manos de los niños, en los labios de la infancia, en el corazón de las personas.
¡¡Qué grande eres Rosa!!, aunque eso tú ya lo sabes, yo se que sienta muy bien que a menudo alguien te lo diga también.
Un cálido abrazo de papel, entre dos rebanadas de pan con la miel del poeta en los labios.