Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







18.10.09

LIBRO-CARTA-LIBRO-CARTA-LIBRO

Mientras escribo escucho los textos que se encuentran en el CD que acompaña a este libro carta y cada uno de ellos me lleva al deseo de leer mis versos favoritos y, tal y como sugiere la ilustración de Miguel Tanco, hacerlos abonar mis pensamientos poéticos.
De presentación atractiva, aunque nada cómodo para su lectura, este libro que publica S.M. es uno de los muchos que pronto aprecerán para celebrar el aniversario del poeta en 2010.
Aunque prefiero los recuerdos de las canciones de Serrat con las que de verdad entendí a Miguel Hernández, a fuerza de cantarlo,creo que el recurso de poder escuchar la lectura de los textos quizá ayude a algunos a amar al gran poeta pastor de metáforas y símbolos.
Yo creo que Hernández es un autor para sentir, visitar y regresar a su poesía como a su hogar de Orihuela siempre que se pueda.
Sobre todo, es muy importante vivenciar su emocionante biografía con algún proyecto de largo alcance con el que los niños integren sus palabras en su experiencia personal, cada cual en su medida.
Y, en ese contexto, este libro puede ser el punto de partida con su inicial ¿Sabías qué...? con el que abrir el tiempo de la poesía y homenaje, poesía y conocimiento, poesía e historia que todo es andar y regresar a donde la poesía se teje.

2 comentarios:

ASUNCION dijo...

¿ES CASUALIDAD QUE LAS DOS HAYAMOS COMPRADO EL MISMO LIBRO, RECIEN SALIDO DE IMPRENTA Y LLEGADO A LAS LIBRERÍAS?.
YO TAMBIEN ESCUCHO LOS VERSOS MIENTRAS ESCRIBO, AUNQUE SI TE DIGO LA VERDAD, ME QUEDO CON MI LECTURA SILENCIOSA POR FUERA, PERO SONORA POR DENTRO.
ME PARECE UN LIBRO MARAVILLOSO, Y COINCIDO CONTIGO CON EL FORMATO POCO APRPOPIADO PARA SU LECTURA, PERO DE ESTRUCTURA IDÓNEA PARA INICIR A LOS PEQUEÑOS EN LA MAGIA DE LAS PALABRAS DE ESTE GRAN POETA.
UN CÁLIDO ABRAZO DE PAPEL, EN MI VOZ Y EN LA DEL POETA.

M. Roser Algué Vendrells dijo...

Pienso comprarme el libro lo antes posible, grácias por la información.
A mi el poema de Miguel Hernández que más me llega al alma es "la nana de la cebolla", es triste pero muy tierno.
Un beso tierno.
M. Roser