Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.







22.3.09

BAILANDO PARA UN POETA

No, no estamos locos. Lo que pasa es que el viernes fue un Día muy interesante en el colegio y más en nuestra clase porque pasaron bastantes cosas.
Aunque aquí es bastante "normal" que haya sucesos, nunca son malos sino todo lo contrario.
Que un escritor venga a vernos a clase suele suceder con bastante frecuencia.
Esta vez lo trajo Fernando que había ido a hacer fotocopias y lo encontró descansando en el banco que hay al lado de Jefatura de Estudios, después de la sesión con los peques de E. Infantil.
En ese banco suele sentarse la gente que protagoniza sucesos, pero de los otros, así que tratamos de quitar a Antonio de allí por si acaso lo confundían.
Y llegó a clase justo cuando Raúl se peleaba con un poema donde salía mucho la palabra pobre, cosa que a él, en aquel momento, no se le daba muy bien ¡Pobre!
Total, que estuvimos hablando un poco, recitaron Pablo, Raúl y David hasta que sonó el timbre del recreo que, esta vez estaba dedicado a Antonio porque íbamos a bailar para él todos los alumnos de Primaria.¿Os lo imagináis? Pues el patio a tope. ¡Música y...!
Río verde, río verde,
río de tantos colores.
Tantos como lleva el río,
tantos son los mis amores...
Pues sí, nos pusimos a bailar y él a sacarnos fotos.
Luego os contamos la sesión de encuentro. ¡Una gozada!
Aquí podéis ver al poeta sentado en la mesa de la maestra y escribiendo un poema que nos dedicó y que otro día os dejaremos leer.
Los dos que están de guardaespaldas quieren hacerse famosos y no pierden la ocasión de "chupar cámara". Se lo perdonamos porque son muy buenos lectores y no son del todo feos.