SEMILLAS DE FUTUROS LECTORES

Niños como palabra en flor que, el día de mañana, serán libros abiertos. A.








24.11.10

FELICIDADES, HADA MARÍA MATUTE

Ya era hora de que los hados fueran tus aliados en una de esas interminables votaciones donde se premia lo conveniente y no lo justo.
Hay muy poco que contar que no se LEA de ti, que no se SIENTA de ti, que no se EXPERIMENTE en tus obras cuando, llevados por la magia conductora de tu lenguaje impecable y tu palabra hechicera, nos acercamos a los mundos infantiles o adultos y nos desvelas los entresijos emocionales que tan excepcionalmente sabes retratar.
Hoy todos van a hablar de ti, incluso quienes no han leído tus obras, pero sé de muchos que, a modo de homenaje, abrirán su libro favorito y se beberán más de una copa de tus palabras con las que brindarán por la Literatura sin concesiones, sin edades y sin públicos acotados.
Y con esas páginas brindaremos por tu exquisista sensibilidad y por tu valiente independencia a través de los años y, desde luego, por el Premio Cervantes que ya deberías haber recibido hace muchos años.
Desde los bosques asturianos te enviamos un beso, maestra de la vida y de las letras.
¡¡Brindis por nuestra Hada María Matute!!

3 comentarios:

PEDRO VILLAR SÁNCHEZ dijo...

¡¡¡Querida María Rosa me han encantado y emocionado tus palabras sobre Ana María Matute!!!

Anónimo dijo...

Aqui la vimos en la televisión Española.No hemos leido nada (todavía),pero:!!salud!!

celia dijo...

¡Qué puedo decir! Eres partícipe de la emoción que sentí, que sentimos al poder sentir sus manos en las nuestras, su voz en cariñoso y emotivo diálogo con nuestra voz, sus reflexiones jugando con nuestras palabras en tan cordial conversación.
Para mí, la más grande, la escritora que ha marcado mi infancia, mi "Paulina" particular.
Me siento enormemente agraciada por haber tenido la oportunidad de conocerla, y ahora, enormemente feliz por el reconocimiento, aunque tardío, de su fantástica obrs. Nadie como ella ha sido capaz de transmitir los sentimientos, sensaciones y vida interior de los niños. Ana Mª Matute, sólo una, irrepetible.